Dieta de desintoxicación para liberarse de los kilos que sobran

dieta de desintoxicación para liberarse de los kilos que sobran

Aprender a purificar el cuerpo no solo despeja la mente, sino también ayuda a eliminar algunos kilos de más, acumulados por comer mal. Una frase muy discutida, pero en algún punto, cierta es “Somos lo que comemos”.

Todos los años, al llegar diciembre y las fiestas, talvez por el calor, talvez por el cansancio, aunque tenga treinta años, se siente de 70 años. ¿Por qué? Las razones son múltiples, pero una de las principales es la alimentación. Pasa que cuando consumimos una cantidad muy grande de comida y/o bebida, el organismo no tiene la capacidad de metabolizar todo ni de deshacerse de la parte que no le sirve.

Entonces, las toxinas se acumulan en diferentes áreas del organismo, y el resultado es, entre otras manifestaciones, un gran cansancio, sueño y pesadez.Para empezar a sacarse de encima todo eso que nos agobia y nos intoxica, hay que fijarse cómo y con qué se está “llenando”. La comida tiene que dar placer y saciedad, si, pero también tiene que nutrir. El objetivo, entonces, es que, paso a paso, reordene su alimentación y le de espacio en su cuerpo a cosas sanas, ricas y, sobre todo, livianas.

Sí al tiempo, no a los “milagros”

El proceso de desintoxicación no puede cumplirse de un día para el otro, el cuerpo necesita tiempo. Descartar las dietas de ayuno total (que se utilizan solo en internaciones, con supervisión médica) o las dietas delirantes que proponen comer tres choclos en 72 horas para bajar 5 kilos. Mejor, es optar por un plan de desintoxicación paulatino que incluya muchas frutas y verduras, sobre todo, aquellas que, por su alto contenido de líquido, sean diuréticas y tengan pocas calorías o, si la cosa viene drástica, una dieta líquida basada en agua, mate, té o gelatinas. Pero esto, no se puede hacer por más de tres días.

Elegir un poco de todo

Si bien la clave de las dietas desintoxicantes son las frutas y las verduras, también se puede y (debe) incluir otros alimentos. La idea es que busque un equilibrio y no que “endiose”, por ejemplo, el arroz y se convierta en fundamentalista. Algo muy simple de recordar es la regla de los colores: en los platos siempre debería haber cinco colores, naranja, rojo, verde, morado y blanco o amarillo.

Convertir una conducta en un hábito

Esto es bastante obvio. La idea no es que se desintoxique tres días para al cuarto comer como si fuera la última cena. Siempre hay que tratar de interiorizar aquello que le hizo bien para poder convertirlo en un hábito, en una de esas cosas “que salen solas”.

Dieta Depurativa

Empezar la dieta de desintoxicación, por la mañana con un jugo, que puede ir acompañado por una ensalada de frutas o por una gelatina Light. En el almuerzo y la cena, lo ideal es elegir alguna preparación con verduras. Por ejemplo, una ensalada, pero también, para no sea tan obvio y simplista, un panaché o bien verduras grilladas. ¿De postre? Sí, una fruta.

Durante los dos o tres días que dura el proceso de desintoxicación, es imprescindible que le diga “chau” a la sal, tanto la de mesa como la agregada al momento de cocinar, al alcohol y a la cafeína. Para acompañar la comida, se puede licuar fruta con hielo, agua y gelatina Light, esto refresca y tiene muy pocas calorías y, casi sin darse cuenta, va a incorporar fibra y líquido.

Deja un comentario

error: Content is protected !!