La Actividad Física Ayuda a Controlar el Peso

la actividad física ayuda a controlar el peso
Hacer ejercicio diariamente es importante para controlar el peso y prevenir la obesidad y sus riesgos asociados. Además, nos ayuda a construir tejido muscular, quemar energías y utilizar las reservas de grasa del cuerpo.
Sin duda, realizar actividad física le traerá muchos beneficios, pero si la persona no está acostumbrada a ejercitarse regularmente, antes de comenzar un programa riguroso, debe consultar a su médico.

Para obtener los mejores resultados de su actividad física, recuerde que es muy importante seguir una alimentación adecuada. Con ella, logrará mejorar la resistencia y optimizar el desempeño dentro de sus limitaciones naturales y de acuerdo con el plan de entrenamiento elegido.

Necesidades nutricionales para la actividad física

El consumo de energía debe ser proporcional al esfuerzo a realizar y a la naturaleza específica de cada individuo. De acuerdo con esto, en su alimentación no podrán faltar:

Hidratos de Carbono
Entre 50 y 55% de la energía que se ingiere debe ser provista por este nutriente. Principalmente, se encuentran en dos formas: hidratos de carbono simples y complejos.

Hidratos de Carbono Simples: azúcar, frutas, jugo de frutas, etc. Son rápidamente absorbidos en el intestino para su utilización inmediata y deben ser consumidos durante la actividad física o después de ella.

Hidratos de Carbono Complejos: pasta, pan, papa, cereales, legumbres, etc. Por lo general, se absorben más lentamente en el intestino y optimizan las reservas musculares de energía. Hay que consumirlos antes de la práctica de actividad física y en la fase de recuperación.

Proteínas
No proveen mucha energía al músculo, pero son necesarias para mantener los tejidos del cuerpo. En las personas que realizan mucha actividad física, el requerimiento diario de proteínas es ligeramente superior que el de personas sedentarias.

Lípidos
Las grasas son una importante fuente de energía en las actividades de larga duración cuando las reservas de hidratos de carbono del cuerpo comienzan a disminuir. Los lípidos proveen de ácidos grasos esenciales y vitaminas A, D y E.

Vitaminas y Minerales
Los requerimientos de las personas físicamente activas son un poco más altos que los de las personas que realizan menos actividad. Una alimentación variada y equilibrada aporta cantidades suficientes para satisfacer las necesidades de estos nutrientes.
Por su parte, el calcio es muy importante para mantener la salud de los huesos y, además, participa en la contracción de los músculos.

La Transpiración
Es un fenómeno natural e irregular. La transpiración varía considerablemente de un individuo a otro y, también, en una misma persona.
Con el esfuerzo físico, el estímulo térmico o el estrés, la actividad de las glándulas sudorales puede aumentar hasta secretar 1 litro de sudor por hora.

Hidratación y Rendimiento
El desempeño de un deportista está fuertemente ligado al grado de hidratación. Cuando disminuyen los niveles de agua en el cuerpo, también disminuye el desempeño físico. De ahí, la importancia de mantener el equilibrio hídrico de nuestro organismo
La sed es una señal tardía del comienzo de la deshidratación, por lo tanto no es un buen indicador de las necesidades de líquido del cuerpo. Cuando uno siente sed es porque ya ha comenzado a deshidratarse.
No espere a tener sed para beber agua u otro líquido. Puede estar deshidratado antes de que su cuerpo manifieste la necesidad de líquidos.
Tome precauciones especiales en días de mucho calor. Tenga en cuenta rehidratarse rápidamente luego de cada entrenamiento.

En conclusión: La actividad física nos hace sentir bien y nos ayuda a controlar el peso para mantener una buena salud general.

Deja un comentario

error: Content is protected !!