Sustancias Tóxicas en Cosméticos y Perfumes

sustancias tóxicas en cosméticos y perfumes

El simple hecho de lavarse la cara, maquillarse, aplicarse un desodorante, perfume o teñirse el pelo se puede convertir en un ‘atentado’ contra la salud si no se eligen los productos adecuados.
Marcas tan reconocidas como Estée Lauder, Clinique, Armani, Lancome, Hugo Boss, Armand Basi, Carolina Herrera, Adolfo Domínguez, Calvin Klein, Christian Dior o el codiciado Chanel nº 5, son algunas que aparecen en el documento de Greenpeace, donde se detallan los cosméticos que utilizan sustancias tóxicas.

Perfumes y cosméticos tóxicos

Estas firmas se han negado a remitir la información requerida por esta organización para analizarlos.
Buena parte de la industria cosmética utiliza aún como ingredientes de sus geles, perfumes, champúes, productos para bebés, dentífricos, espumas de afeitar, y un largo etcétera, sustancias tóxicas capaces de provocar un sinfín de trastornos más o menos graves, cáncer incluido.
Muchas causan alergias, problemas de pigmentación, irritación de la piel, trastornos hormonales, cáncer y daños genéticos a futuros bebés.

Este tipo de sustancias tóxicas se encuentran sistemáticamente en los humanos, en la leche materna y en la sangre del cordón umbilical, lo que demuestra su amplia y descontrolada dispersión, según constata un informe realizado por Greenpeace.

¿Crema tóxica?

El informe de Greenpeace analiza las sustancias tóxicas más comunes que se encuentran en los productos cosméticos, como son los aceites minerales, sustancias derivadas del petróleo y que la industria de la belleza utiliza como agentes antibacterianos y para mejorar la textura de las cremas.

Su uso puede llevar a tener trastornos del riñón o del hígado, puede inhibir el crecimiento de las células epidérmicas e irritarlas y puede también irritar los ojos, causar trastornos gastrointestinales, náuseas, dolor de cabeza y vómitos, además de afectar al sistema nervioso central.

El informe también recoge a las empresas que ya se han comprometido a realizar cambios en sus políticas medioambientales como es el caso de Nike, que tiene planes para eliminar progresivamente el uso de PVC y otros compuestos en sus productos.

También el fabricante de juguetes Playmobil garantiza que no usa ninguna sustancia extremadamente preocupante. El PVC lo eliminó de su gama de productos hace más de 20 años.
A los ftalatos, usados como plastificantes en el PVC flexible o en los cosméticos como cremas, esmaltes de uñas, perfumes, lacas de pelo y desodorantes, se les relaciona con daños en los sistemas reproductor y endocrino, así como con un aumento del riesgo de padecer asma y cáncer.
Tome nota…
Por su parte, el fenol y el fenil son sustancias que se utilizan como desinfectantes en el ámbito de la medicina y como conservantes en la industria de la cosmética.

En el caso del fenol, por ejemplo, es conveniente saber que se trata de un alcohol que se produce mediante la oxidación parcial del benceno, lo cual lo convierte en un ingrediente tóxico que puede afectar al sistema nervioso central, al corazón, al hígado, al riñón y a la piel.

Estos alcoholes son incorporados en productos de todo tipo, pero especialmente en los enjuagues bucales. De hecho, algunos contienen más alcohol que la cerveza, el vino y otros licores. Cuando se enjuaga la boca con ellos el alcohol actúa como solvente y hace a los tejidos más vulnerables a padecer distintas dolencias, incluido el cáncer.

También estas sustancias tóxicas se encuentran los colorantes, que se emplean para darle el color deseado a cremas, geles de baño, maquillajes o tintes, entre otros. Pues bien, muchos de ellos han demostrado, al menos en animales, ser altamente cancerígenos y alterar las moléculas de ADN.

Por su lado, los almizcles sintéticos, usados en fragancias, son sustancias químicas persistentes y bioacumulativas. Se relacionan con efectos tóxicos en los sistemas reproductores y endocrinos. Además se ha observado que una vez sobre la piel pueden causar alergias, dolores de cabeza, mareos, tos, manchas oscuras en la piel, pérdidas de concentración y hasta cáncer.

El bisfenol A, usado en productos eléctricos y como lámina de recubrimiento en el interior de las latas de comida y de los tapones de las botellas. Numerosos estudios han demostrado que esta sustancia altera los órganos reproductores masculinos y afectan al comportamiento de los animales.

¿Existen perfumes tóxicos?

El 95% de productos químicos usados en la elaboración de fragancias son compuestos sintéticos derivados del petróleo. Se incluyen a los derivados del benzene, aldehydes y muchos otros tóxicos conocidos y nocivos al sistema inmune—capaces de producir cáncer, defectos en el feto, trastornos del sistema nervioso central y reacciones alérgicas.
Los principales compuestos químicos encontrados en productos aromatizados son:

Acetona.
Benzaldehydo
Acetato de Benzilo
Alcohol Benzylico
Alcanfor
Etanol
Acetato de Etilo
Limonene
Linalol
Cloruro de Metileno
Causa trastornos en el sistema nervioso central
Pinene
Terpinen
Terpinol

Cada vez más, los expertos están observando que muchos cosméticos son auténticos venenos. Por legales que sean. Porque aunque la excusa sea que no son peligrosos ya que los tóxicos que contienen están en pequeñas cantidades, estos productos se utilizan a diario y, por tanto, la cantidad de sustancias perjudiciales que termina entrando en nuestro organismo es al final elevado. La cantidad ‘aceptable’ de sustancias químicas tóxicas en los cosméticos debiera ser cero.

Sin Comentarios

Deja un comentario

error: Content is protected !!