Vitaminas y Suplementos para la Piel y el Cabello

vitaminas y suplementos para la piel y el cabello

Si bien la crema solar es indispensable para contrarrestar el fotoenvejecimiento, el fortalecimiento interno en antioxidantes es otra medida a tener en cuenta, para proteger la piel y el cabello. Cuando la piel se expone al sol, utiliza sus reservas de antioxidantes para protegerse de los rayos ultravioleta. Los rayos UV activan la producción de melamina y al mismo tiempo estimulan la producción de radicales libres, los cuales destruyen los ácidos grasos de las membranas celulares y alteran los tejidos conjuntivos. De ello resulta un envejecimiento prematuro de la piel, una disminución de su flexibilidad y de su elasticidad, además de un riesgo mayor de desarrollar cáncer de piel.

Únicamente los antioxidantes son capaces de atrapar los radicales libres y proteger las estructuras biológicas de la piel y el cabello. Además de la provitamina A o betacaroteno, es importante la presencia de:

Vitamina A: interviene en los procesos de renovación celular, renueva la piel, revitaliza el cabello y está presente en los pescados grasos, la yema de huevos y la manteca.

Vitamina E: necesaria para prevenir el envejecimiento de la piel y evitar las manchas de este proceso natural. Regeneradora de la piel, el cabello, pestañas y uñas. Se encuentra en el germen de trigo y su aceite, el aceite de soja, los cereales integrales, el aceite de oliva virgen y ciertos vegetales de hoja verde y frutos secos.

Vitamina C: previene el envejecimiento cutáneo y puede obtenerse de los cítricos y verduras (pimiento, berro, espinaca).

Selenio: es un poderoso antioxidante que protege la piel y el cabello del ataque de los radicales libres. Se encuentran en concentraciones más o menos altas en mariscos, crustáceos, pescados, champiñones, ajo, cebolla y cereales integrales.

Zinc: es un mineral que promueve la formación de nuevas células y proporciona elasticidad a la piel. Previene las canas prematuras. Los alimentos con mayor contenido son: las ostras, nueces, huevos, almejas, anchoas, atún, germen de trigo, bebidas de soja, legumbres, queso y carnes magras.

Ácidos grasos poliinsaturados: intervienen en la reconstrucción de las membranas celulares, disminuyen el riesgo de inflamación de la piel durante las exposiciones a los rayos UVB, y se utilizan para el tratamiento de algunas enfermedades de la piel, como la psoriasis. Su fuente más disponible son los pescados grasos y también las nueces y semillas de lino.

Bioflavonoides: reestructuran las proteínas de la piel y el cabello. Se encuentran presentes en los frutos (naranja, limón, uva, cereza), verduras y plantas, como el té verde, mejoran la firmeza y la elasticidad de la piel, aumentando la cohesión de las fibras de colágeno y de elastina además actúan como antioxidantes.

Un Comentario

  1. Anónimo 22/11/2010

Deja un Comentario

Acepto la política de privacidad *

Los datos que proporciones mediante este formulario serán tratados por Claudia L. Di Paola como responsable de esta web. La finalidad de la recogida de estos datos se realiza solamente para responder a tu comentario. Estos datos estarán almacenados en los servidores de Banahosting. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo electrónico a https://naturalmente-bien.com.ar/contacto/. Puedes consultar la información completa y detallada sobre privacidad en mi política de privacidad.